El dualismo ontológico de Platón

El dualismo ontológico es una teoría filosófica que ha dejado una profunda huella en la historia del pensamiento occidental.

Esta concepción propone que existen dos realidades distintas y fundamentales: una accesible a nuestros sentidos y otra que trasciende la percepción ordinaria, perteneciendo al ámbito de lo inmutable y eterno.

A lo largo de los siglos, este concepto ha servido como base para diversas discusiones y reflexiones, llevando a filósofos, teólogos y científicos a cuestionar la naturaleza de la existencia y de la verdad.

De esta forma, el dualismo ontológico continúa siendo una herramienta esencial para comprender el intrincado tejido de la realidad.

El dualismo ontológico de Platón

platón
Platón

Para comprender el dualismo ontológico de Platón, primero debemos entender el trasfondo histórico y cultural. Vivimos en un mundo de cambios, donde nada permanece constante.

Esta naturaleza cambiante de la realidad es lo que los antiguos filósofos, como Heráclito, resaltaban con la famosa afirmación: “Todo fluye”. Sin embargo, ¿existe algo eterno e inmutable en medio de esta corriente de cambios?

Platón, influenciado por su maestro Sócrates y la tradición pitagórica, desarrolló una respuesta a este enigma. Para él, detrás del mundo cambiante y sensible se encuentra un mundo eterno e inmutable: el mundo de las Ideas o Formas.

Tal vez te interese:  Implantar o implementar ¿Cuándo usarlos? ¿En qué se diferencian?

✦ Las dos realidades: Mundo Sensible y Mundo Inteligible

⌦ El Mundo Sensible

El Mundo Sensible es el que percibimos con los sentidos. Es un mundo en constante cambio, imperfecto e ilusorio. Si confiamos únicamente en nuestros sentidos, nunca llegaremos a la verdad absoluta, ya que lo que percibimos es solo una sombra o reflejo del mundo real.

Tomemos como ejemplo una silla. Podemos ver, tocar y usar muchas sillas en nuestra vida. Sin embargo, todas estas sillas son diferentes entre sí: algunas son más cómodas, otras más robustas, algunas son rojas, otras azules. Sin embargo, todos sabemos lo que es una “silla”, más allá de sus variaciones individuales.

⌦ El Mundo Inteligible

El Mundo Inteligible es, según Platón, la realidad suprema y auténtica. Es el mundo de las Ideas o Formas, que son eternas e inmutables.

Estas Ideas no son accesibles a nuestros sentidos, sino solo a la razón. El Mundo Inteligible es el dominio de la verdad y la realidad en su estado puro.

Continuando con el ejemplo de la silla: la Idea o Forma de “sillidad” existe en el Mundo Inteligible. Todas las sillas que vemos y tocamos en el mundo sensible son solo imitaciones imperfectas de esta Idea perfecta.

✦ El conocimiento y la ascensión del alma

Para Platón, el objetivo de la filosofía es ascender del mundo sensible al mundo inteligible, del conocimiento basado en opiniones y percepciones a la verdad eterna y absoluta.

Tal vez te interese:  Google traidor y la paradoja del yo digitalizado

La alegoría de la caverna, presentada en su obra “La República”, ilustra esta idea magistralmente. Las personas encadenadas en la caverna solo ven las sombras de los objetos reales y creen que la realidad son esas sombras.

Solo cuando uno de ellos es liberado y ve la luz del sol fuera de la caverna comprende la verdadera naturaleza de la realidad.

El alma humana, según Platón, es inmortal y ha estado en contacto con el Mundo Inteligible antes de encarnarse en el cuerpo.

Por lo tanto, el proceso de conocimiento es, en realidad, un proceso de reminiscencia. Al entrar en contacto con las cosas del mundo sensible, el alma recuerda las Ideas del mundo inteligible.

dualismo ontológico de Platón

El legado del dualismo platónico

El dualismo ontológico de Platón ha supuesto una marca imborrable en la historia del pensamiento de occidente. La distinción entre el mundo sensible e inteligible ha influenciado no solo a la filosofía, sino también a la teología, la ciencia y el arte.

Aunque en la filosofía posterior, especialmente con Aristóteles, se realizaron críticas y ajustes a la teoría platónica, la noción de que existe una realidad más alta y pura detrás de la apariencia fenoménica ha persistido y se ha transformado a lo largo de los siglos.

En resumen, el dualismo ontológico de Platón nos invita a cuestionar la naturaleza de la realidad y a buscar una verdad más profunda y eterna detrás del mundo cambiante y efímero que percibimos con nuestros sentidos. Nos desafía a usar nuestra razón y nuestra alma para alcanzar un entendimiento más elevado y trascendental de la existencia.

Tal vez te interese:  ¿Emaus es una secta? Todo lo que debes saber

Con la esperanza de haber aclarado la naturaleza y el impacto del dualismo de Platón, animamos a los lectores a sumergirse en las obras originales del filósofo y a continuar explorando las profundidades de su pensamiento. La filosofía, después de todo, es una búsqueda incesante de la verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable datos: Agustín Ruiz | Derechos: Rectificar, acceder, portar, suprimir, limitar y a que olvidemos tus datos | Finalidad: Moderar comentarios | Destinatario: No se comunicarán tus datos a persona u organización alguna | Conservación: Hasta que el interesado solicite la supresión | Legitimación: Tu consentimiento. +info.