La diferencia entre culteranismo y conceptismo en el Barroco

El estudio de las corrientes literarias a lo largo de la historia revela la evolución del pensamiento y la expresión humana en distintas épocas. En el ámbito del Barroco español, dos movimientos destacan por su profundo impacto y su distintiva naturaleza: culteranismo y conceptismo.

Ambas corrientes surgieron en el siglo XVII, una época marcada por tensiones religiosas, políticas y sociales en Europa. Aunque tienen puntos en común por pertenecer al mismo periodo artístico, sus enfoques y características los diferencian notoriamente.

Mientras el culteranismo se inclina hacia la perfección estilística y el lirismo, el conceptismo se sumerge en la profundidad de las ideas y el ingenio lingüístico.

Explorar estas diferencias y similitudes no solo arroja luz sobre las obras literarias del Barroco, sino que también ofrece una perspectiva del contexto socio-cultural de la época. Así, el estudio del culteranismo y conceptismo se convierte en una puerta de entrada a la rica tapeza de la literatura barroca.

Luis de Góngora creador del culteranismo

✦ Diferencias entre culteranismo y conceptismo

El Barroco fue un periodo de contrastes. En medio de una Europa sacudida por tensiones religiosas y políticas, la literatura se convirtió en un reflejo de esas dualidades.

Tal vez te interese:  Excusatio non petita, accusatio manifesta: significado y ejemplos

Así, el culteranismo y el conceptismo representan dos facetas de una sociedad en búsqueda de identidad y expresión. Mientras uno busca refugio en la belleza y en la evasión, el otro confronta la realidad con agudeza y escepticismo.

✦ Culteranismo: En búsqueda de la perfección estilística

El culteranismo, también conocido como gongorismo, tiene su origen en la obra del poeta español Luis de Góngora. Está marcado por:

⌦ Lenguaje ornamental y complejo

El culteranismo tiende hacia una complejidad lingüística extrema. Prefiere el lenguaje opulento, rebosante de metáforas y alusiones clásicas. Además, a menudo utiliza una sintaxis invertida para dar prioridad a la estética del lenguaje.

⌦ Temáticas elevadas

Los temas abordados en el culteranismo suelen ser altamente elevados. Hablamos de lo trascendental, de la belleza, de lo divino. Es una expresión de lo sublime, una aspiración hacia lo celestial.

⌦ Preocupación estética

Más allá del contenido, el culteranismo muestra una preocupación primordial por la estética. La forma es tan importante, si no más, que el contenido. Esta corriente literaria busca encantar y maravillar al lector.

✦ Conceptismo: La fuerza de las ideas

Por otro lado, el conceptismo se enfoca más en la profundidad de las ideas y en la agudeza intelectual. Esta corriente está fuertemente asociada a Francisco de Quevedo. Veamos sus características:

Tal vez te interese:  El Manifiesto de Abrantes, comentario de un texto histórico

⌦ Juegos de palabras y doble sentido

El conceptismo destaca por su ingenio lingüístico. Usa juegos de palabras, paradojas y antítesis para expresar ideas complejas de manera concisa. Busca la brevedad expresiva, la síntesis conceptual.

⌦ Temas variados

A diferencia del culteranismo, el conceptismo aborda una amplia gama de temas, desde lo cotidiano hasta lo filosófico. Se esfuerza por ofrecer reflexiones agudas sobre la naturaleza humana, la moralidad y la sociedad.

⌦ Claridad y precisión

Aunque utiliza juegos de palabras, el conceptismo valora la claridad. Las ideas deben ser presentadas de forma directa y precisa, sin perder profundidad o complejidad.


Culteranismo y conceptismo son dos corrientes que, aunque surgen del mismo movimiento artístico, poseen características distintivas.

Uno se deleita en la belleza del lenguaje y en la elevación temática, mientras que el otro se sumerge en la profundidad de las ideas y la precisión del pensamiento.

Ambos son testamento de la riqueza y complejidad del Barroco español y continúan siendo estudiados y apreciados en la actualidad por su contribución única a la literatura mundial.

Al entender estas corrientes, no solo apreciamos mejor las obras del Barroco, sino que también nos sumergimos en el espíritu de una época que, a través del arte, buscó definirse y comprender el mundo que la rodeaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable datos: Agustín Ruiz | Derechos: Rectificar, acceder, portar, suprimir, limitar y a que olvidemos tus datos | Finalidad: Moderar comentarios | Destinatario: No se comunicarán tus datos a persona u organización alguna | Conservación: Hasta que el interesado solicite la supresión | Legitimación: Tu consentimiento. +info.