¿Qué fue del 34 bar tras Chicote?

El 34 Bar, situado en la pintoresca sierra de Madrid, se hizo famoso después de su aparición en el programa de televisión Pesadilla en la Cocina.

A pesar del aumento temporal de interés, el bar cerró en 2014, solo meses después de la intervención televisiva de Alberto Chicote.

Para aquellos interesados en los detalles completos de lo que sucedió con el establecimiento y su personal, a continuación ofrecemos un relato detallado.

34 Bar Cercedilla De Pesadilla En La Cocina

✦ La intervención del 34 Bar en Pesadilla en la Cocina

Ubicado en la localidad de Cercedilla, el 34 Bar estaba bajo la administración de una joven pareja, Laura y Juan, quienes trabajaban con Estefanía, la hermana de Laura.

El concepto del bar era ofrecer una mezcla entre una hamburguesería y un espacio para actuaciones musicales, un enfoque no tradicional que pretendía atraer a un público joven y dinámico.

Desde el principio, la inexperiencia de sus gestores fue notable, marcando una falta de dirección estratégica clara, lo que eventualmente atrajo la atención del programa Pesadilla en la Cocina y su conocido chef, Alberto Chicote.

Tal vez te interese:  Cristóbal del Yugo de Castilla en la actualidad

La visita del famoso chef desveló una serie de problemas operativos críticos, incluyendo una dependencia excesiva en productos congelados que ponía en cuestión la propia necesidad de mantener una cocina operativa y un equipo de cocineros.

Los conflictos internos también jugaban un papel destacado en la crisis del establecimiento. Las tensiones entre Laura y Juan, exacerbadas por la influencia disruptiva de la madre de Juan, complicaban aún más la gestión del bar.

Además, la prioridad dada a la promoción de la carrera musical de las hermanas sobre la gestión efectiva del bar planteaba serias dudas sobre la viabilidad del negocio como un restaurante dedicado.

Tras el escrutinio del programa, se intentó una renovación total del local, cambiando su nombre a “F&M, fast and food” y redirigiendo su imagen hacia una más juvenil y actual.

Sin embargo, persistían dudas sobre si los cambios superficiales habían abordado las deficiencias estructurales del negocio.

✦ ¿Sigue abierto el 34 bar?

Lamentablemente, el 34 Bar Cercedilla, que fue renombrado a F. M. Food and Music después de su renovación, ya no opera.

A pesar de los intentos por revitalizarlo y de las opiniones favorables que recibió tras su reapertura y nueva orientación, el restaurante comunicó su clausura definitiva el 6 de septiembre de 2014 mediante su cuenta de Twitter @FoodAndM.

Tal vez te interese:  ¿Qué pasó con el Jardín del Pensador?

Twitter 34 Bar Cercedilla

En su comunicado, agradecieron a todos sus clientes y seguidores, aunque expresaron su pesar por tener que cerrar permanentemente.

Hoy día, a 22 de abril de 2024, el local del 34 Bar en Cercedilla no exhibe ya las señalizaciones ni el característico toldo rojo que aparecía en el programa de televisión.

✦ ¿Por qué cerró el 34 bar?

A pesar de las mejoras post-programa y las críticas positivas, el 34 bar enfrentaba retos sustanciales en términos de gestión, experiencia del equipo y claridad en su modelo de negocio.

La dualidad en los objetivos del bar, oscilando entre la gestión del restaurante y la promoción de carreras musicales, probablemente restó la atención necesaria para una gestión hostelera eficaz.

Estos desafíos, sumados a las dificultades intrínsecas del mercado de la restauración, culminaron en el cierre del negocio en 2014, siguiendo el destino de otros establecimientos que, a pesar de la ayuda de Chicote, no lograron mantenerse a flote.

✦ El destino de Laura y su equipo tras el cierre

Se dispone de escasa información sobre qué ha sido de Laura, Juan y Estefanía después de que el 34 cerrara sus puertas.

Es probable que cada uno, equipado con las experiencias y conocimientos adquiridos durante su tiempo en el bar, haya emprendido nuevas rutas en busca de distintas oportunidades.

Tal vez te interese:  El restaurante La Corte tras Chicote ¿Sigue abierto?

Laura, conocida por su iniciativa y bagaje anterior, posiblemente se haya involucrado en otros proyectos o desafíos laborales.

Por su parte, Juan y Estefanía también habrían tomado rumbos diferentes, quizás permaneciendo en el ámbito de la hostelería o aventurándose en sectores distintos.

Dado que no contamos con información específica, podemos suponer que cada uno ha aplicado lo aprendido a nuevos proyectos y desafíos personales y profesionales.


La historia del 34 Bar de Cercedilla, más allá de su cierre, ofrece una lección valiosa sobre la importancia de contar con experiencia, liderazgo claro y adaptabilidad en el negocio.

El final de este pequeño pero icónico establecimiento no es solo el cierre de un negocio, sino un recordatorio de que el éxito empresarial requiere más que pasión: necesita una gestión estratégica, un conocimiento profundo del mercado y adaptación continua a las dinámicas cambiantes del entorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable datos: Agustín Ruiz | Derechos: Rectificar, acceder, portar, suprimir, limitar y a que olvidemos tus datos | Finalidad: Moderar comentarios | Destinatario: No se comunicarán tus datos a persona u organización alguna | Conservación: Hasta que el interesado solicite la supresión | Legitimación: Tu consentimiento. +info.